14 de enero de 2008, Londres (Gran Bretaña)

14 de enero de 2008, Londres.

Ha llovido mucho desde que escribí por ultima vez sobre los viajes, y no porque no haya viajado, que no he parado de hacerlo sino porque los viajecillos que he estado haciendo por mi tierra natal no los he considerado como de interés para este bitácoras de viajero, sin embargo y tras esperar demasiado tiempo a que mi vida se organizara un poco y no conseguirlo, vuelvo a las andadas sin tener que esperar ya por nada ni por nadie.

En esta ocasión el viaje ha sido por avión y por unos pocos días, sin que por ello haya perdido el espíritu viajero de investigación por las culturas.

Para viajar desde mi lugar de residencia he aprovechado uno de los tanto vuelos de bajo coste que ahora se han puesto de moda en Europa viajando en un avión moderno pero…. Como explicarlo… Se trata de un Boeing 737/800 de ultima hornada con los colores de Ryanair (http://www.ryanair.com/site/ES/) que por la módica cantidad de algo mas de 40 € me ha ofrecido un vuelo de ida y vuelta desde Alicante a Londres (Stansted) en una especie de autobús con alas. Me refiero con esto a que el interior del avión esta optimizado para meter cuantos mas pasajeros mejor en su interior, dejando cosas como aseos numerosos, televisores, pantallas con información sobre el vuelo y cualquier otra cosa extra en el olvido, eso si, vender te lo venden todo y hasta te hacen sorteos en vuelo, y es que durante las 3 horas que duró el vuelo ofrecieron en un perfecto ingles y sin una sola palabra de español absolutamente de todo y a precios dignos de las nubes que sobrevolábamos. Concretamente mi botellín de agua me costo 2,5 €. Aparte de estas curiosidades, el servicio perfecto, el horario cumplido y nada que objetar.

El aeropuerto de Stansted (http://www.stanstedairport.com) se encuentra a unos 50 km de Londres, siendo uno de los 4 o 5 aeropuertos que operan en dicha ciudad teniendo enlaces por carretera y por tren con diversos puntos de la ciudad e incluso con los demás aeropuertos de forma rápida y seguida. Nosotros utilizamos por economía y rapidez la empresa National Express (http://www.nationalexpress.com) y tras una hora de viaje y 9 Libras nos plantamos en Golders Green (Londres) donde enlazamos con otro bus, este urbano del tipo típico londinense de dos pisos que por 2 Libras mas nos dejo en Hendon Central, a escasos 20 mts de nuestro hospedaje.

London Backpackers (http://www.ukhostels.com) es uno de los mas tradicionales hospedajes para mochileros del Reino Unido y su buena fama me ayudo a decidirme por el. Por 9 Libras diarias tenemos una habitación compartida con todos los servicios, bien comunicada y con todo tipo de tiendas y restaurantes alrededor. Obviamente no es un hotel de lujo sino uno de los acostumbrados hospedajes que mis viajes donde coincidir y disfrutar de la charla de otros viajeros que conocen en ocasiones mejor el mundo que la palma de su madre.

La visita a una ciudad como Londres, con sus características especiales de tamaño, precio desorbitado de los transportes y variedad, requiere una planificación adaptada al gusto de cada visitante puesto que sea lo que sea que busques o quieras ver, aquí lo encontraras, en este viaje las preferencias han sido culturales y gastronómicas así que entre las opciones disponibles la elección ha sido:

Meridiano de Greenwich: El observatorio de Greenwich se encuentra situado a unos 45 minutos en barco del puente de Westminster permitiéndonos disfrutar de una vista naval de las dos riveras del Thamesis, sus 15 puentes y de la peculiar línea del horizonte que mejora según vamos alejándonos de la ciudad. La población de Greenwich tiene por si sola mucho que visitar deleitándonos del contraste entre la gran ciudad de Londres y el modo de vida del extrarradio, sin tanto ajetreo, con todo cerca, sus tiendas, cafés, el mercadillo cubierto donde encontrar cualquier cosa nueva o usada y el precioso parque donde se encuentra el observatorio objetivo de la visita.

Este observatorio se encuentra situado en una ligera loma por lo que las vistas sobre el Thamesis y la línea del horizonte con los rascacielos Londinenses sigue mejorando. No obstante lo mejor de estas vistas no es este horizonte, sino la llamada “Casa de la Reina”, que con cierto aire a la Granja de Segovia, señorial, clara e impresionante se levanta dicha mansión con sus jardines.

En el alto de la loma encontramos la visita al centro del Meridiano Cero que separa el este y el oeste, el centro mundial de los husos horarios y como no, el reloj de 24 horas que rige de forma categórica e inequívoca el destino de la humanidad. Foto obligada en la línea que separa el este del oeste que en mi caso ya se suma a la sacada en Ecuador en la línea ecuatorial y que completa una de mis principales metas viajeras.

Los precios de esta visita se reducen al barco de ida y vuelta por 9 Libras, aunque también se puede llegar en metro y en bus… Creo que sobra decir que navegar por el Thamesis es la mejor opción aunque también la mas lenta.

Torre de Londres y Puente de la Torre: Desde mi punto de vista uno de los principales iconos culturales de la ciudad es la imagen de este puente que aunque ya había fotografiado en mi crucero por el Thamesis a Greenwich tenia que recorrer y disfrutar con más calma. El comienzo de esta visita fue la estación de Tube o Metro del Puente de Londres caminando hasta el siguiente puente en sentido opuesto al centro. Fue aquí precisamente donde encontré a las primeras españolas del viaje, andaluzas y compañeras de trabajo que se habían “enfermado” para alargar el fin de semana un par de días y disfrutar de Londres, sin tener problemas en el trabajo. Doblar la esquina y encarar directamente el puente es algo que sobrecoge, por su fastuosidad, sus contrastes de colores, el diseño y sobre todo por esa impresión que a veces nos surge de pensar… “estoy aquí y nadie me lo esta contando”.

Este puente tiene también su visita de pago para ver la maquinaria que permite levantar cada uno de sus lados en tan solo 90 segundos y caminar por la parte superior, sin embargo el aire reinante en la zona hizo que no la tuviera en cuenta.

Al otro lado del puente se encuentra la torre de Londres, recinto amurallado que guarda las joyas de la corona británica y que otrora fue prisión y pasaje a la orca o guillotina y por donde pasaron no solo plebeyo sino personajes reales e ilustres a lo largo de su historia. Como nota curiosa comentar que el último preso de la Torre de Londres como prisión fue el Nazi Rudolf Hess.

Museo Británico: Solo pensando en estar en la capital del que probablemente fuera el más grande imperio del mundo no hace demasiado tiempo, reconozco que sencillamente se me caía la baba. Porque no podemos olvidar que fueron parte de su imperio, Australia, Nueva Zelanda, medio África entre ellos Egipto, parte de Asia y por supuesto los ahora Estado Unidos de America. Y sabiendo además que en esa época del mundo el que encontraba las cosas se las llevaba para su casa, visitar un museo como este causa sensación con solo pisar el suelo londinense mientra vienen a la cabeza relatos leídos como por ejemplo la maldición de Tutan Kamon, faraón egipcio cuya momia y bienes terminaron entre las paredes de este museo.

El edifico es por si majestuoso aunque algo esperado siendo de la época que es y que recuerda en cierta medida a museos como el Prado.

En cuanto a la visita, hay para todos los gustos, eligiendo entre otras cosas las Momias Egipcias, Mármoles del Partenón, el Tesoro de Oxus, etc...

Nothing Hill: Este nombre se encuentra inmortalizado en mi cabeza gracias a los efluvios sabios y manipuladores de Hollywood en la conocida comedia romántica así que desde el punto de vista sentimental sentía que era un sitio donde debía pasear. así que así fue que me encontré fotografiando la puerta de la casa y la tienda donde Julia Roberts y Hugh Grant creaban el epicentro de dicha comedia, me sentía especial caminando entre los puestos del que es el segundo mercadillo mas importante de la ciudad, con sus pintorescas y coloreadas fachadas comerciales, el olor a fruta fresca. Reconozco que esta fue una visita más nostálgica que cultural pero que realmente valió la pena por la belleza escénica del lugar.

Paseando por el centro: Hay una ruta caminando que considero imprescindible por estar relativamente cercana que desde la estación del Tube (underground o metro, a elegir) de Knightsbridge, no lleva por el impresionante, elitista y carísimo Harrods, propiedad de la familia del antiguo novio de la Princesa Diana de Gales, la llamada milla de oro que le rodea con las mas importantes marcas del mundo concentrados en la misma zona londinense. He ahí paseando por Hyde Park llegamos hasta la esquina de Constitución Hill que nos hace llegar justo a las puertas del Palacio de Backinghan donde la familia Real británica sufre su terrible vida monagüesca y donde puedes ver el cambio de la guardia sobre las 11.30 de la mañana. desde aquí pasando por un sin fin de monumentos en memoria de soldados caídos, reyes y reinas, héroes nacionales todos ellos con un sin fin de coronas de flores recientes disfrutamos de otro de sus fantásticos parques llegando al conjunto de edificios históricos formado por la antigua academia de oficiales, las caballerizas reales, el equivalente al pentágono aquí llamado Salas de Guerra y el híper protegido número 10 de Downing street desde donde se cuece la política nacional e internacional del país.

Caminando por la fachada del Parlamento Británico (cámara de los Lores y cámara de los comunes) llegamos la esquina que impresiona según van integrando con tus pasos las vistas en tu retina, y es que la Abadía de Westminster, el Mencionado Parlamento y la torre del Big Bang, te hagan pensar que en ese momento y por si solo ya valió la pena el viaje.

Para la celebración del nuevo milenio, el país, diseño y construyo la noria mas grande del mundo y aunque no fue terminada a tiempo del cambio del milenium aun sigue en pie 8 años después para deleitar al visitante de una vista de una media hora aproximadamente en unos cubículos de cristal cubiertos para protegerse del frío, el agua o viento, se encuentra la British Airwais London Eye. Personalmente no me subí a ella más que nada porque la altura no me terminaba de convencer sin embargo si que admire su construcción y el valor de quien se suba en ella.

CURIOSIDADES Y DATOS PRACTICOS:

Si algo ha caracterizado este viaje y que pienso que me ha marcado han sido los altos, altísimos, desorbitados precios de los transportes públicos y como dicen que de muestra un botón, solo decir que un billete sencillo solo ida en el metro (tube o underground) cuesta 4 Libras, o lo que es lo mismo 5,50 Euros o unas 900 pesetas (para los nostálgicos). Los buses típicos de dos plantas (casi todos lo son) cuestan justo la mitad aunque no se puede contar con ellos para atravesar la ciudad sino que mas bien son apoyos a los metros que enlazan estos con las zonas no comunicadas por él.

Hay otra parte negativa mas que no me ha gustado y es que la accesibilidad para personas con movilidad reducida son dignas de países centroamericanos, donde toda esta lleno de escaleras, huecos en las aceras, bordillos demasiado altos, semáforos peatonales mal señalizados y con un tiempo ridículo para cruzarlos.

La comida y la compra en tiendas tiene unos precios moderadamente mas elevados que en España sin embargo no es excesivo el precio a pagar y la calidad y sabor esta a la altura del precio. y hablando de tiendas. En mis viajes por Latinoamérica, sobre todo en México y Centroamérica me di cuenta que la estructura de los comercios, sus ubicaciones, carteles publicitarios y demás características, eran notablemente diferentes a lo que hasta la fecha conocía. Ha sido en este viaje donde he podido comprender que dicha influencia es originaria de Gran Bretaña que fue exportada probablemente a USA y de aquí por influencia comercial, desarrollada en los países del entorno. Me resulto curioso que hubo un par de momentos en que si olvidaba donde estaba podría ubicar el entorno en cualquiera de estos países.

En cuanto al uso de divisas, sin ningún problema. Llegue al aeropuerto con solo 2 o 3 Euros y allí mientras espera a recoger las maletas, saque dinero en la moneda original del país en el primer cajero automático que vi, sin riesgos, sin comisiones de cambio y con total comodidad, aunque debo quejarme de nuevo del Banco Santander puesto que es vergonzoso que en Aeropuerto sacara dinero con una de sus tarjetas en un cajero de Barclays sin comisiones y en la ciudad en un cajero de Abby (banco perteneciente al grupo Santander y que usa su mismo logotipo) me cobrara 2 libras de comisión. Cuanto mas tiempo paso con ellos mas me demuestran lo ladrones que son.

Resumiendo... Ha sido un viaje un poco mas caro de lo que esperaba pero que ha llenado todas y cada una de las expectativas que tenia. Cultura a raudales, ausencia de problemas con el idioma a pesar de que ABSOLUTAMENTE NADIE sabía ni una palabra de Español ni en hoteles, transportes, tiendas, restaurantes ni por la calle. Eso si, fue curioso que cuando escuchaban hablar en español sus conversaciones derivaban hacia el posible origen del idioma y muy pocos acertaban que era Español.

Como siempre tenéis muchas fotos en la Web http://www.marinanavarro.es

Saludos a todos.-