Panajachel, Lago Atitlan. 15 de Enero de 2004.

Hoy ha sido un gran día para mi al descubrir un lugar que ya por si solo
merece la pena visitar Guatemala. No me he metido en el agua del lago,
e incluso ni lo he mirado detenidamente, no he tenido vista impresionantes
hoy aquí, sino ayer según venia por la carretera, pero la diversidad y
la cantidad de variedad en la actividad que ofrece este lago, lo hacen
hasta ahora para mi único, tanto por belleza, como por novedad en cuanto
a una oferta turística que nunca había contemplado.

Empecemos por el principio. El lago es de origen volcánico y forma un cono
de 360 mts de profundidad en el centro y prácticamente a la orilla ya no
se hace pie, ya que esta rodeado por un circo de tres volcanes de mas 3500
mts de altura que quitan el hipo, así que si juntamos un agua azul clara
cristalina con una visibilidad hacia abajo fuera de serie, que se juntan
con el verde de los bosques y selvas que los rodean en las montañas, con
el sol y los volcanes reflejándose en el agua, pues la imagen es idílica,
pero eso no hace que un lugar sea único por si mismo, de hecho estoy seguro
que me encontrare imágenes mejores que esta en muchos lugares. Por cierto,
para apreciarlo mejor, es preferible hacerlo según se viene por la empinada
y terrorífica carretera que llega hasta el lago, ya que cuando estas abajo
pierdes mucha perspectiva
Intentare explicar, aunque dudo conseguir, que es lo que hace especial
a este lago. Lo primero es que esta rodeado de pueblos Mayas donde se hablan
las lenguas originales y se viste como hace mas de mil años. Los nombres
de los pueblos que rodean el Lago son los de los apóstoles y para ir de
uno a otro se utilizan barcas a motor que cobran por cada desplazamiento
un Euro, así que hoy ha tocado tour y previo madrugón en la primera barca
y con cámara en mano, he recorrido pueblo por pueblo. La mayoría son solo
pequeñas aldeas que se dedican a la artesanía maya y que no entienden que
hace un extranjero ahí, además que solo por las cuestas que hay o las escaleras,
no lo recomiendo para nada, sin embargo la experiencia de la poca conversación
conseguida me han llenado lo suficiente, no obstante hay cuatro lugares
que voy a comentar por su interés real. El primero es Panajachel, que es
el lugar donde estoy hospedado por 3 Euros con baño aunque sin televisión
en el hotel las Herman!
as. Ciudad turística llena de turistas como cualquier otra por lo que carece
de interés si no fuera porque es el centro de comunicaciones vía barcos
y buses con el resto del mundo. No tengo nada que decir sobre el, es como
todos. El siguiente a comentar es San Pedro, que se encuentra justo al
otro lado del lago y al que también se puede llegar por carretera pero
al parecer es una experiencia lamentable por el mal estado de la carretera,
pero como lo he probado no digo mas. Este es el ultimo reducto del hippie
de la paz y del amor, de las melenas, barbas, vestimentas sin gusto ni
disgusto…. En fin, algo que quien lo aprecia podría ser feliz el resto
de su vida. Tambien tiene fama por la parte oscura de la paz y del amor,
aunque sin exagerar, se puede encontrar cualquier tipo de sustancia relajante
legal o ilegal. La verdad es que mientras comía he visto pasar todo tipo
de gente y ha sido una experiencia muy divertida. No comparto esta forma
de vida, sin embargo la respeto y a!
quí sin duda se encuentra su lugar.
Esta filosofía de Paz y amor pero más sana y espiritual ha dado lugar a
otro de los pueblos a comentar. La parte espiritual se encuentra en San
Marcos. Donde sin duda me gustaría venirme sin prisas un par de semanas
(me lo pensare). No sabría muy bien como explicar San Marcos, pero podría
ser un reducto de la espiritualidad, un extracto de las ciencias de la
relajación, yoga, reiki, multimasajes, meditación, encontrarse a si mismo
solo o con ayuda de maestros. El pueblo tiene infinidad de lugares incluidos
templos dedicados a todo lo relacionado con la espiritualidad y sus artes.
Sin duda, alguna es el paraíso para el desextres, para la relajación y
para encontrarse con uno mismo. Aquí hablamos con dos personas que nos
dejaron la boca abierta. Sin duda nunca imagine un sitio así más que en
lo más alto del tibet o algo así.
El último lugar a comentar es Santiago. Si Panacachel parece el paraíso
de la artesanía maya, Santiago es el mismo cielo, pintura de todos los
estilos, todo tipo de ropa, bisutería, Jade, en fin cualquier cosa que
se busque este es el sitio a encontrar y a unos precios que dan risa. Aparte
de esto, como reseña histórica de la reciente guerra civil que recientemente
tuvo Guatemala, esta la iglesia católica donde hace no mucho fue asesinado
por el ejercito el párroco y sus ayudantes por ayudar a la guerrilla que
se escondía por estos lugares. Hoy es un mártir y su corazón y su sangre
se encuentra bajo la iglesia.
Desgraciadamente el tiempo apremia y no puedo extender mucho mas este viaje
para poder irme a pasar unos días a San Marcos, porque de verdad que lo
haría con todo el gusto del mundo, sin embargo la aventura continúa y mañana
seguiré adentrándome más aun en la cultura de los mayas nativos. Pero por
ahora, ya esta bien.
Como curiosidades en una de las aldeas el director de la escuela me contaba
que son 360 vecinos, de los cuales casi 300 son escolares. Que las familias
tienen entre 7 y 9 hijos que obviamente no pueden alimentar ni dar estudios,
pero que eso si, existen 4 templos de diferentes religiones modernas, ya
que las originales de sus tradiciones mayas han sido totalmente borradas.
Futuro incierto el suyo…
Por cierto también he descubierto que el nombre de mi hija tiene origen
maya. Que pequeño es el mundo.
Saludos a todos.

No hay comentarios: