Belice, 6 de enero de 2004. Vuelva cuando quiera

Regresamos ahora mismo de Belice después de tres fantásticos días de ensueño
en un arrecife de coral, pero como no os lo voy a contar todo de golpe,
iré poco a poco como siempre.
La salida hacia el país, empezó en Guatemala, en una ciudad llamada Santa
Elena en un pequeño monovolumen cargado de gente por una carretera a medio
asfaltar durante dos horas. Al llegar a la frontera el cambio del dinero
es como siempre poco atractivo, pero necesario para ir tirando hasta llegar
a la civilización, transportes, bebidas ETC. Aquí comienza el calvario
con un muchacho de los que sellan los pasaportes que o bien por nuevo o
bien por simple hartura, se empeñaba en que teníamos que decir donde íbamos
a estar en el país, y nosotros que no llevábamos ni guía, la verdad es
que lo único que podíamos decir era que por todo el país, pues así la cosa
como el tiempo hablaba muy mal español (porque en Belice hablan Ingles)
ya empecé a reírme del antipático y me mando a inspección. Eso es un sitio
donde te revidan hasta la cera de los oídos, sin embargo no hubo ningún
problema y parecían estar acostumbrados al talante del “funcionario” así
que sin mas preámbulos pasamos al !
país. Menciono la vuelta ahora porque fue la otra parte mala del viaje
y así luego me centro en Belice en si, que sin duda tiene mejor color.
Pues bien. El impuesto de salido del país por turismo superior a 24 horas
es de 34 Dólares por persona…. Un autentico robo a mano armada para un
país que da autentica pena a no ser por su mar.
Bueno pues a lo que vamos. En la frontera hay que coger un taxi hasta la
para da de bus que se encuentra a unos 4 KM por 2 dólares mas. En cuanto
al bus en cuestión solo una reflexión. USA, envía sus buses descatalogados
a los países en vías de desarrollo como en Centroamérica que conozco, y
ahora he descubierto donde van los que ya ni estos países quieren. Los
envían a Belice. Belice es un país pobre , similar al resto de Centroamérica
pero mucho peor a Guatemala, meramente agricultor y con solo 260.000 habitantes
y parece que ha encontrado en el turismo la gallina de los huevos del oro,
pero no a base de buen trato sino a precios altos y terribles impuestos.
Los alojamientos son al menos el doble de altos que en Guatemala (país
vecino) sin razón aparente, y eso que no estuve en hoteles sino en casas
de huéspedes. En este bus terrible y tras tres horas llegue a Belice City,
que no es la capital ya que esta en el interior del país a salvo de huracanes,
sino en plena costa y es punto de salida durante 4 meses al año al paraíso
marino mas espectacular del hemisferios Occidental. El arrecife de coral.
Los otros 4 meses al años, se pasa entre desalojo y realojo en lo que pasa
un huracán y vuelve el siguiente por ser lugar de paso habitual, por lo
que la mayoría de las casas están a unos dos metros de alto.
Desde aquí por 20 dólares salen las lanchas planeadoras que empujadas por
600 caballos llevan en 40 minutos al borde del arrecife de coral a lo que
se llama Cayo Caulker. Esto es una porción de arrecife de unos 200 mts
de largo por unos 40 de ancho rodeado de coral y aguas de ensueño desde
donde se ve el borde del arrecife y comienza el caribe profundo. Este borde
es el paraíso del que hablo. El mas grande de esta parte del mundo, y el
lugar con mas vida marina y colorida jamás imaginada.
Nada mas llegar y encontrar alojamiento por algo mas de 7 dólares me di
una vuelta por el islote, lo que pasa es que 10 minutos después ya lo había
recorrido todo. Aquí hay de todo e incluso hay gente que vive todo el año….
(en fin), tiene una altura máxima sobre el nivel del mar de unos dos metros
y sin duda el mar que lo circunda es el mejor del mundo. ( Ya sabéis que
amo el caribe)
La verdad es que no hay mucho que hacer en un sitio tan pequeño, si bien,
hoy que acabo de salir del país, me siento nuevo tras hacer lo que he hecho.
Mire todas las ofertas que había y había una que te llevaba medio día a
recorrer el arrecife parando por varios sitios y nos llamo la atención
que aseguraban poder ver e incluso bañarse con tiburones y rayas, así que
por 50 dólares por cabeza, a las 10.00 a.m. ahí estaba con la cámara de
fotos el bañador…. Total el resto lo llevan ellos o se los comen los tiburones.
La primera parada fue en agua poco profunda y disfrute, colores en el coral,
colores en los peces, peces aguja por todas partes, y un montón de colorido
por todas partes. La segunda parada me puso los pelos de punta porque la
profundidad era de unos 3 metros pero estaba totalmente oscuro de TIBURONES
y algunas rayas. El guía nos dijo que podíamos darles de comer o incluso
bañarnos, así que siguiendo el orden de primero comer para que no tengan
hambre y luego meter!
é al agua, allá fuimos con mas miedo que vergüenza a zambullirnos entre
los animalejos estos. Al entrar al agua los tiburones se marcharon a un
distancia prudencial, si bien las rallas se mantenían descaradas e incluso
se frotabas con los que nos metimos al agua y de vez en cuando veíamos
alguno que otro tiburón…. Yo perseguí un buen rato a uno de unos 2 metros
pero no se dejaba tocar al contrario que las rayas , pero cuanto mas me
alejaba de la barca mas historias de tiburones me venían a la cabeza, así
que disfrute con los tiburones pequeños (2 mts) y las rayas y deje a los
papas tiburones en el perímetro. Sin duda, ha sido una de las experiencias
mas impactantes de toda mi vida y tardare mucho en olvidarla.
La tercera parada fue ya en arrecife profundo con mas rayas y tiburones
pero se mantenían en la distancia. Esta parada fue muy bonita, pero la
adrenalina de lo anterior aun me mantenía fuera del lugar.
así termino la experiencia y alas 02’00 a estaba en tierra de nuevo. Pensábamos
quedarnos algo mas, pero el aviso de un frente frío en un lugar tan aislado
y los altísimos precios del lugar, hicieron que solos durara tres días
la excursión al paraíso…… No volveré a Belice por lo caro que es, espero
sin duda que volveré al arrecife no tardando mucho. Amo el Caribe.
Obviamente las anécdotas en el mar son muchas y muy variadas pero unas
quedaran para mi personalmente y otras no os cuento por lo cansado que
estoy, pero pienso que la experiencia en el arrecife es algo que todo el
mundo debe hacer.
Ya estoy en Guatemala y el viaje llega a su declive, ahora empiezo a bajar
poco a poco hacia los normalidad si bien aun nos queda Guatemala completa
y el salvador.
Saludos a todos .
Mirar las fotos con los Tiburones y las Rayas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola santy, me llamo fernando, soy de logroño,la rioja, pero hace años que vivo en mexico, actualmetne estoy viviendo en la isla de cozumel. Buscando informacion sobre belice, encontre tu blog, te mando un saludo.
mi correo es fernangarcia38@hotmail.com