6 de junio de 2005, Mérida (México)

Como me duelen los pies, madre mía. Pero que grande y bonita que es esta ciudad. Bueno no es que sea grande, pero es que hay muchas cosas que ver y mucho que caminar.

Primero quiero comentar algo sobre el viaje, solo a titulo personal, ya que el haber pasado por Valladolid en México, ciudad que ostenta el mismo nombre que la que a mi me vio nacer hace ya 34 años, me ha causado cierta nostalgia. Sin embargo ésta con solo 80.000 habitantes poco tiene que ver con su homónima española. En realidad esta ciudad no tiene nada que ver excepto unos pozos que utilizaban los mayas para ritos religiosos y sacrificios humanos y un montón de calles con casas de solo planta baja.

La ciudad esta de camino entre Cancún y Mérida al igual que Chichen-Itxa con sus fastuosas ruinas mayas que he sacrificado su visita en pos de poder llegar en unos días a ciudad de México.

La llegada a Mérida fue algo frustrante después de mas de 6 horas de bus, ya que en primer lugar me equivoque de parada y me toco caminar un montón con la mochila a cuestas y en segundo lugar porque la ciudad me recordaba a San José de Costa Rica por las construcción pero sin gente, y la verdad es que tanto viaje para ver eso, no creo que valiera la pena. Fue tanta la frustración, que al llegar al hotel una pareja de Neo Zelandeses que acababan de llegar como yo, me preguntaron que se podía hacer en la ciudad y les contente muy mal humorado que no tenía ni idea pero que parecía una porquería de ciudad.

Así que deje la mochila, pague los 6 dólares por mi cama en habitación compartida mixta y me marche rápido antes de que se fuera el sol a buscar la estación de buses y comprobar horarios y disponibilidades en los buses para la continuidad de mi viaje, sin embargo ahí fue cuando descubrí el verdadero espíritu de Mérida. Especialmente el de Mérida en Domingo.

Mérida en Domingo se convierte en una ciudad familiar, cultural y sobre todo amena y divertida ya que todas o casi todas las familias de la ciudad se reúnen en los alrededores de la plaza de la Independencia a compartir, bailar al son de la música de la filarmónica de la ciudad, una orquesta inmensa con una muy alta calidad que durante mas de 20 años, domingo tras domingo, ha permitido a los ciudadanos de la que dicen es la ciudad mas limpia de México, disfrutar y conocerse generación tras generación.

Ahí estuve bailando con niñas, adolescentes, jóvenes y no tan jóvenes durante más de 90 minutos bolero, cumbia, cha-cha-cha, mexicana, salsa y algunas cosas mas que no recuerdo ahora su nombre. Más cansado que otra cosa, y sin salir de la plaza pude degustar unos maravillosos tacos de empanizada, carne asada y pulpo, y como postre, maduro con leche condensada y mermelada.

Al caer la oscuridad la gente deja la filarmónica que ya recoge sus cosas y se desplaza unos pocos metros hasta otros lugares alrredor, donde también al son de otras orquestas en las calles continúan su baile, cenan en las terrazas de las calles cortadas al trafico, disfrutan de trapecistas, malabaristas, mimos, violonchelistas, bailarines y un sin fin mas de artistas que en plena calle permiten el deleite cultural de los paseantes. Sin duda, me recordó Madrid o Paris en sus zonas antiguas por la cantidad y además calidad de los artistas.

No solo la cultura se encuentra a pie de calle, sino que al caer el sol, la ciudad viste sus mejores galas iluminando los edificios y mansiones coloniales de forma que la visita por el centro se convierte en algo surrealista.. De hecho una salida que solo seria de unos 10 minutos, se convirtió en un disfrute de más de 4 horas.

Hoy ya con la cámara bajo el brazo he vuelto a recorrer la ciudad y los lugares por donde estuve la noche anterior y sin perder su encanto ya no me pareció lo mismo, pero al menos ahí están las fotos.

En cuanto a la historia, pues cuento que este era un asentamiento maya que representaba algo así como el centro del universo y que la actual ciudad se construyo sobre las ruinas de aquella ciudad, de hecho como para esos entonces la arqueología era algo que no estaba como muy de moda, las mismas piedras de los templos mayas se utilizaron para construir algunos edificios emblemáticos como por ejemplo la catedral¿?

El nombre de la ciudad se le puso porque al llegar al asentamiento ya abandonado de la antigua ciudad los españoles se encontraron algo así como las ruinas romanas de la ciudad de Mérida en España.

Pronto la ciudad se convirtió en una de las mas prósperas del mundo gracias a la construcción de cuerdas hechas con una fibra sacada de un cactus ( no se si es el mismo que he comido y esta riquísimo) Esta industria permitió que por ejemplo durante la primera guerra mundial Mérida fuera la ciudad con mayor numero de millonarios del mundo. En esta época se construyeron algunas de las mansiones y palacios más bonitos de hoy en día además del paseo de montejo, que recuerda los amplios y lujosos paseos de Paris, Madrid o Londres.

Hoy es considerada además de la ciudad mas limpia, la ciudad cultural por excelencia en el país y llama mucho la atención que los niños de primaria visiten los museos como parte de su educación básica. Todos los días, hay actividades culturales a lo largo y ancho de la ciudad y en las oficinas de turismo os pondrán al día de todo. Me ha llamado la atención que me han hecho 3 encuestas diferentes sobre la calidad de los servicios y actividades que se realizan en la ciudad, lo que indica la enorme preocupación por las autoridades por dicha faceta.

Una gran ciudad para conocer sin prisa, a pie de calle, caminando y sobre todo con la agenda cultural bajo el brazo. Museos completos de arte, salas de cultura que de verdad se preocupan de la cultura y muchas, muchas actividades diarias.

En cuanto a los precios, todo ya volvió a la normalidad. Echando cuentas, son 6 dólares por la cama, 3 por comer, otros 4 en agua y líquidos, y 3 más para cenar… total 16 dólares por persona y día… Todo volvió a la normalidad de nuevo. Verás que feliz se va a poner la cuenta de mi banco… solo lo ha estropeado el billete de bus de 61 dólares para unas 16 horas de viaje.

Mañana llegare a Veracruz, el principal puerto de México en el caribe y ya a tiro de piedra de Ciudad de México.

Por cierto, mi cámara de fotos después de 2 años de selvas, montañas, cuevas, ríos, arrecifes, lagos, lagunas, y demás sitios raros, esta en las últimas, así que si alguien se anima a regalarme una cámara digital baratita y que pese poco, me sacrificare y la aceptare.

Saludos y disfrutar la vida

No hay comentarios: