31 de mayo de 2005, Tulum (México)

Pues ya he despertado después de medio reponerme de tanto viaje y dando señales de vida tras varios días, os cuento como ha ido este viaje.

Salí de casa en Nicaragua hace 4 días por la mañana hacia la frontera con Honduras por el Guasaule, primero para comprobar cuanto dinero me gastaría en viajes y si podía hacerlo mas barato que las excursiones que salen hacia Guatemala ciudad por 20 dólares, cosa que comprobé que no se puede, y segundo, ver si por honduras se tarda menos o mas que por el salvador para llegar igualmente a Guatemala, cosa que parece que tampoco es correcto y se tarda mas por lo montañoso de Honduras.

El paso de honduras fue como siempre desesperante por lo largo, y llegue a dormir a la costa del caribe en Puerto Cortes donde ya había estado antes y conocía que era más o menos tranquilo. Allí salí por la noche aprovechando que era viernes noche y seguro que habría gente en las calles además que estaba de muy buen humor a pesar del cansancio, ya que había conocido muy buena gente en las 4 horas del bus entre Tegucigalpa y San Pedro Sula, y porque mi amado caribe me deleitaba en ese puerto con su aroma, y a mi solo el olor al caribe me vuelve loco…

Como se me había olvidado que Honduras es peligroso, la policía me lo recordó en el segundo bar esperándome en la puerta y siguiéndome de bar en bar para dar “protección al turista”, así que me aproveche y fui a ver la zona que decían era la mejor pero a la vez mas peligrosa y como no me dejaban solo ni un momento, al final terminamos los 4 tomando cerveza y hablando de la vida.

Lo pase bien, pero estaba cansado, así que tras dormir en el mismo hotel que la vez anterior y comprobar que los precios se habían disparado, me dirigí a Puerto Barrios en Guatemala por la frontera cercana entre ambos países llegando en apenas 4 horas.

En puerto barrios tenia que buscar a una vecina de Nicaragua y muy buena amiga que había marchado a probar suerte en otros países como hace mucho nicaragüense por el desamparo social que vive el país, así que como tenia su dirección pues fui a buscarla.

Desgraciadamente la dirección no era correcta y tras preguntar por las inmediaciones del lugar y cuando estaba a punto de irme, vi el comienzo de las fiestas patronales del puerto, con desfiles y todas esas cosas, así que hipnotizado por el cadencioso movimiento de las cinturas mulatas de las bailarinas, reinas de belleza y demás, busque alojamiento y descanse un poco hasta la cena.

Cerca del hotel se encontraba la zona de fiesta del puerto y no había perdido la esperanza de encontrar a mi amiga así que me senté a cenar en un restaurante en plena zona y haciendo esquina para ver pasar a todo el mundo pero a pesar de buscar y estar atento, no la encontré. La parte buena es que en ese sitio conocí gente con los que estuve toda la noche y el día siguiente, por lo que no todo fue malo ni aburrido, sino todo lo contrario.

Baile toda la noche, probé la cerveza Guatemalteca “Gallo” y hasta me monte en la noria “que miedo con lo vieja que era y lo deprisa que iba”. Ya cansado me fui al hotel a dormir y a prepararme porque a las 10 me venian a buscar para ir a Livingston. No lo tenía en mis planes, ya que debería seguir camino a México, pero es que Livingston me encanta, La compañía era muy agradable y nunca se puede uno negar a un paseo por el Caribe en barca. Aunque solo tenga 75 caballos.

En livingston nada nuevo que contar ya que ya lo conocía, solo la tranquilidad y el ruido pesado de los sapos gigantes que decidieron pasar la noche tras mi hotel y no dejar dormir ni a su madre.

Por la mañana prontito, regreso a Puerto Barrios para atravesar Guatemala camino a México con la esperanza de llegar a Tucun Uman al otro lado del país por la noche, pero de nuevo hubo cambio de panes cuando escuche “Lancha a Belice”… Al darme la vuelta me encuentro una lancha rápida de esas de tres motores y varios cientos de caballos y tras preguntar un poco mas, me dicen que tarda mas o menos una hora y llegan a Punta Gorda en Belice donde podré continuar en Bus hacia el norte.

así que entre montarme en un bus y montarte en una lancha por el caribe por 13 dólares… Me fui a Belice.

El viaje fue de esos que te bajan los calcetines por los saltos en el agua y los choques violentos contra él, pero a pesar de que me dolía el culo y el cuello de los saltos, lo disfrute como nunca… Sin duda este amor incondicional que tengo hacia el Caribe algún día me dará algún disgusto por exceso de confianza pero hasta entonces intentare seguir disfrutándolo todo lo posible.

Al llegar a puerto barrios, sellos de aduana, y el tiempo justo para comprar agua y comer algo muy rápido… justo el tiempo para darme cuanta que se me había olvidado lo carísimo que es este puñetero país.

11 dólares menos en mi bolsillo y 7 horas menos de vida, llegue a Belice City donde pensaba dormir porque me dolían hasta las uñas de los pies de tanto viaje, pero al llegar a la Terminal estaba a punto de salir el ultimo bus hacia la frontera norte con México… Otro cambio de planes para montarme por 5 dólares y otras 4 horas mas, sin saber si la frontera estaría abierta, o si habría hoteles. Pero de verdad que estaba tan cansado y malhumorado por no poder hablar con nadie porque era el único blanco que hablaba español, que ya nada podía ser peor.

Afortunadamente el conductor de bus si hablaba español y me indico que la frontera habría las 24 horas y que un taxi por 8 dólares me llevaría a hacer todos los tramites dejándome ya en México, que esta como a unos 15 km de donde deja el bus.

En la frontera de Belice me toco pagar 30 dólares mas a pesar de haber estado menos de 24 horas en el país, lo cual me pareció y robo y por decírselo a los de aduanas casi me meto en problemas. Pero les guste o no. Hacer turismo en este país o como acabo de comprobar, solo pisar el suelo, es un autentico asalto. además de ser unos inútiles son unos ladrones. (Si no fuera por su costa y su arrecife, deberían quedarse aislados del mundo)

Pues ahora acabo de despertarme tras llegar a las 5 a.m. a Túlum. Punto neurálgico para ir a conocer Cancún, las ruinas mayas de Túlum (espectáculo visual increíble según dicen), e Isla Mujeres si veo que vale la pena. Pero hoy me dedicare al arte de la meditación y el descanso en las playas de mi amado Caribe y mañana empezare mi arduo trabajo del sacrificio de conocer la Riviera Maya y este paraíso de la costa Mexicana.

Un saludo a Todos…

P.D.: Solo un inciso puesto que este viaje he podido hacerlo de nuevo a causa de desgracias anteriores, asi que a pesar de que tenia muchas ganas de venir a Mexico, no todo son cosas buenas.

No hay comentarios: