29 de noviembre de 2005, Bogotá (Colombia)

Aun convaleciente de la mano y cojeando un poco del pie, empezamos a recorrer la ciudad de Bogota, capital administrativa del país y pequeño monstruo de mas 7 millones de habitantes en unos 1.500 kilómetros cuadrados. Geográficamente se encuentra en la Cordillera Oriental de los Andes a 2.500 mts de altura con picos cercanos que llegan a los 4.500 mts lo que le confiere un clima realmente frío para lo que llevo sufriendo en los últimos dos años, de hecho conozco a alguien por aquí que por primera vez se ha puesto un abrigo de verdad en toda su vida.

En cuanto a la actividad actual de tanto Colombiano en su capital esta la industria como gran activo, ocupando al 25% de su población, aunque el sector servicios sigue llevándose la mayoría de la gente. Tanto empleo hace que los Bogotanos vayan muy a lo suyo y a diferencia del resto de las ciudades anteriores uno pase totalmente desapercibido entre las prisas y las aglomeraciones.

Para transportarse por la ciudad además de los taxis y buses habituales se encuentra TRANSMILENIO, una red de largos autobuses articulados que transitando por carriles y calles exclusivas para ellos hacen las veces de metro. No se trata de los típicos carriles bus de España donde se mete todo el mundo sino reales carriles físicamente separados de los demás o calles por donde solo pasan ellos. Dicen que este sistema es muy efectivo y rápido aunque tendré que comprobarlo en los próximos días.

Históricamente fue fundada por los españoles siendo posteriormente capital del extenso Reino de Nueva Granada lo cual le permitió ser centro de universidades, iglesias y demás lugares de interés, sin embargo no tuvo aspectos demasiado notorios a lo largo de su historia hasta la independencia de las tierras andinas de la mano de Simón Bolívar y sus ideas.

Para llegar aquí desde Medellín fueron 8 largas y tortuosas horas en bus parte por autopista y otra parte por carretera convencional que nos supuso un desembolso de unos 16 US$, eso si, ahora nos buscamos la vida para hacer todo el trayecto de día por lo que nos toco salir de Medellín a las 04.15 a.m. para llegar a medio día a Bogota. Ya en la ciudad, el trayecto de la lejana terminal hasta la zona centro la hicimos en taxi para evitar nuevos sobresaltos en la medida de lo posible, así que sacamos un billete en la misma estación de buses que nos indicaba el importe a pagar así como la zona donde íbamos, lo que parece que evita sobresaltos y abusos con los taxistas, cobrándonos por el viaje unos elevados 3 US$. Aquí fuimos en primer lugar a un hotel en la zona de La Candelaria que nos habían dicho era de mochileros, pero ante el elevado precio y baja calidad decidimos buscar por nuestra cuenta algo mejor. Así pudimos darnos cuenta que los hoteles que habíamos estado ocupando hasta ahora en otras ciudades aquí estaban todos por encima de los 18 US$ por lo que decidimos rebuscar un poco hasta encontrar justo al lado de la plaza del Museo del Oro en el mismo centro de la ciudad y excelentemente comunicado con Transmilenio el Hotel Zaragoza, Avda. Jiménez, N. 4-56. Telf. 2845411, donde pasamos cada noche en habitación amplia con buenas vistas y baño interior con agua caliente y televisión por cable por unos 11 US$ por día.

En cuanto a la visita de la ciudad, tiene varias zonas muy interesantes para ver y es recomendable ajustarse a ellas por medidas de seguridad ya que aquí los indigentes son muy agresivos y con el tema de la desmovilización de los grupos guerrilleros, todos se han tomado el cuento y si no les das dinero encima te amenazan, sin embargo las zonas turísticas se encuentran vigiladas por enormes cantidades de ejercito, policía, guardia presidencial y de toda clase de cuerpos de seguridad.

La primera zona a visitar por su cercanía, es el barrio de La Candelaria (www.lacandelaria.info). Centro del antiguo Reino de Nueva Granada y lleno de edificios impresionantes, solo comparables a los edificios de Ciudad de México y muy por encima a todo lo visto hasta ahora. El centro de esta zona antigua es la omnipresente Plaza de Bolívar flanqueada por la Catedral (prácticamente idéntica a la de Ciudad de México y a la de Valladolid de España), junto a esta, la Capilla del Sagrario, en otro lado el Palacio de Justicia impresionante como pocos en el mundo y testigo en 1985 de una matanza de Guerrilleros que lo tomaron en nombre de la Revolución y que el Ejercito aplaco inmediata y duramente devolviendo la democracia al país rápidamente a costa de la vida de los jueces, magistrados y guerrilleros que había en el interior. Como frontera por su tercera cara se encuentra el Capitolio o Congreso de la Republica y para cerrar la plaza la Alcaldía de Bogota. Cerca de ahí se encuentran todos los principales edificios impresionantes y majestuosos de uno de los virreinatos mas ricos de la colonia, así que imagínense que edificios. En cuanto a las iglesias católicas la impresión aun es más aguda... Si la ciudad tenía dinero, la iglesia estaba por todas partes y así lo demuestran las múltiples iglesias de esta parte de la ciudad. Independientemente de las creencias que cada uno tenga no debe perderse ninguna de estas céntricas iglesias, puesto que sus techos, paredes, vidrieras, órganos de aire, figuras, cetros y demás son de una belleza y derroche nunca antes visto por mí.

Nombrar cada uno de los edificios de esta zona seria una interminable tarea así que espero que lo nombrado anteriormente haga una idea de lo que se puede encontrar aquí.

Lo que si que es de nombrar es el cuidado que hay que tener con las fotos ya que la seguridad militar es máxima y no se podrá fotografiar todo lo que se quiera.

En cuanto al Museo del Oro de la ciudad, cuesta 1 US$ y tiene tres plantas conteniendo la mayor colección de oro de toda Latinoamérica y es que esta era una zona muy rica en oro, y los indígenas hacían de todo con el... Incluidos anzuelos de pesca y sujetadores para las mujeres de ORO PURO. No es de extrañar los edificios de esta ciudad y la importancia de los puertos marinos como Cartagena de Indias en la época de la conquista.

Esta riqueza en minerales preciosos no se ha terminado y las calles de esta parte de la ciudad están abarrotadas de hombres y mujeres que venden trozos puros o tallados de Oro y Esmeraldas como si ofrecieran un refresco. Imagino que si no se entiende un poco del tema mas de uno se ira a casa con un trozo de plástico en lugar de una esmeralda.... Porque están tan baratas que da pena real no comprar...

También en esta zona céntrica de la Candelaria se encuentra la Plaza de la Fuente de Quevedo, una pequeña plaza donde se construyo la primera edificación de la ciudad siendo por tanto el verdadero origen de la misma. Hoy es una zona de calles empedradas y estrechas donde lo bohemio, lo cultural y todo tipo de culturas alternativas tienen su lugar de ser. Aquí disfrute de unos minutos de silencio solo alterados por algunas risas de jóvenes y algún poeta que recitaba versos. La gente se sienta en el suelo y en algunos bancos de la misma deambulando de un lado para otro en sus callejas entre centros de artesanía, bares y locales de los mas variados tipos de vida bohemia.

Pero no solo de Candelaria vive Bogota, de hecho las zonas son interminables según hemos visto aunque nos limitaremos a las más resaltables.

Usaquen es un de los barrios del norte de la ciudad, uno de esos en las que habitan los estratos mas adinerados, aunque indudablemente no es eso lo que realmente llama la atención sino el encanto de su plaza principal y las callejas que entran y salen de la misma. En estas fechas las luces y adornos navideños ya empiezan a hacer acto de presencia por todas partes y precisamente aquí son especialmente bonitos. Los domingos aquí se juntan poetas, pintores, payasos y pequeñas comparsas de actores creando un conjunto artístico digno de ver, aunque la lluvia en nuestro caso deslució el lugar.

No lejos de aquí se encuentran las dos zonas de copas más famosas de la ciudad, la llamada "Zona Rosa" y la cercana zona del "Parque de la 93". Nosotros fuimos primero a esta ultima, aunque rápidamente nos fuimos por que la zona era demasiado pija, rosa, fresa o como quieras llamarlo, en todas las discotecas hay que esperar grandes filas, donde debes presentar documentación, te cachean antes de entrar y cada bebida te hace pensar si en lugar de pedir una cerveza lo que hiciste fue romper algo. De ahí fuimos a la zona Rosa y ahí si que lo pasamos bien, montón de locales, para todos los gustos y con un ambiente mucho mas calido, aunque los precios seguían a la misma altura. Estos precios son muy altos para el país comparado con lo visto anteriormente, pero para que os hagáis una idea: una noche completa de fiesta a base de cerveza, con comida rápida entre medias para no emborracharse y taxi de vuelta al hotel salio por unos 50 US$.

Otro sitio para visitar, y desde mi punto de vista obligatorio es el centro "Maloka" (www.maloka.org) Un centro cultural de ciencia y tecnología donde pasamos el día completo por unos 7 US$ donde vimos una película en una pantalla de 180 grados que ocupaba todo el techo semicircular similar al de la expo de Sevilla que hoy esta en la isla de la Cartuja pero infinitamente mas económico, además de eso vimos los sistemas de extracción de petróleo, aprendimos a protegernos de rayos como los de las tormentas siendo de paso electrocutados en el aprendizaje, en fin un montón de practicas de ciencia y de nuevas tecnologías dignas de mención y muy, muy divertidas. Aquí al anochecer en el exterior hacen un espectáculo de luz y sonido con unas fuentes de agua aunque desde mi punto de vista dejo mucho que desear si las comparamos con las del Parque Juan Carlos I de Madrid. En la zona hay infinidad de comercios y locales de comida para todos los precios además de un gran centro comercial, así que por si solo podría considerarse una zona de entretenimiento muy a tener en cuenta.

Tengo que mencionar que en cuanto se sale de la zona de la Candelaria la sensación de seguridad es mucho más alta y da gusto pasear por las calles a cualquier hora del día o de la noche. Realmente el tema de los indigentes es muy preocupante en este país, porque además de ser muchísimos son muy agresivos y cuando no se les da algo te contestan mal o te sueltan la frase aquella de "que dios se lo multiplique" de mala manera también. Fea cultura esta del mendigo que día tras día esta en el mismo sitio haciendo lo mismo en lugar de buscar como trabajar... Supongo que un sistema de vida... y por lo que imagino muy sustancioso monetariamente.

En cuanto al centro internacional, nada que mencionar a pesar de tener la plaza de toros y el Planetario de Bogota, ya que la zona no es especialmente bonita y el planetario no tiene nada que ver con el de Medellín. Aquí las actividades son más bien limitados. Sin embargo aquí se encuentra el edifico Colpatria uno de los mas altos de la ciudad, que puede ser visitado y ver desde arriba una preciosa vista de la ciudad.

El último lugar digno de mencionar para la visita de Bogota se encuentra unos 800 mts mas arriba. Se trata del Cerro de Monserrate donde se puede subir bien sea en Funicular o en Teleférico costando cada pasaje unos 5 US$ ida y vuelta, aunque algunos se aventuran a torturarse caminando. Solo el viaje en cualquiera de estos sistemas ya vale la visita la pena por si solo, pero el verdadero premio llega en lo alto del cerro donde realmente se puede apreciar la verdadera magnitud de la ciudad que se pierde allende el horizonte. Aquí también encontramos centros de artesanía y algunos merenderos y por supuesto la que dicen ser la guarda de la ciudad, La Basílica del Cristo de Monserrate (esta bien escrito). Aquí llegan penitentes pidiendo cosas al cristo y al parecer cuando se le cumple, le ponen losas en la pared dando gracias por lo concedido, pudiendo leer desde algo simple como "gracias por los favores concedidos" hasta cosas mas especializadas como "gracias por concederme la VISA Estadounidense"... en fin, para gustos los colores.

Hasta aquí seguimos con nuestro presupuesto de 20 US$ diarios por persona que nos permiten la entrada a museos, actividades, salir de fiesta y pagarnos los largos viajes de ciudad a ciudad, sin embargo quitando los extras este presupuesto podría reducirse casi hasta la mitad en la mayoría de los días. Sin duda es un país barato para viajar, aunque en Bogota por el mismo dinero se ofrece menos calidad.

Esto es todo por ahora de este viaje que nos hace decir adiós a la capital de Colombia buscando poco a poco el sur del país. Como todas las grandes ciudades lo cultural a veces queda de lado para dar pie a lo útil y mas "utilizable" y por ello tengo que darle menor calificación a esta ciudad a favor de Medellín por ejemplo, donde hay mas calidez humana, y mas lugares de esparcimiento.

En unos días mas y mejor. Saludos.

No hay comentarios: