16 de noviembre de 2005, Medellín (Colombia)

Mirando hacia atrás en mi vida y en mis antiguos escasos conocimientos sobre Latinoamérica, cada vez que yo escuchaba esa palabra los pelos se me ponían de punta pues lo único que me venia a la cabeza era aquello del Cartel de Medellín, el archiconocido Pablo Escobar, drogas, asesinatos y algo así como la época de Al Capone en los Estados Unidos de hace ya muchos años. De hecho la realidad es abrumante y esto era así hasta hace menos de 5 años con muertos por ajustes de cuenta por todas las esquinas, sin embargo parece ser que el Medellín de hoy no solo tiene un Cartel, sino muchos carteles, situados en cada tienda y empresa de esta moderna ciudad y los tiempos pasados de mafias de la droga que lo controlaban todo ya quedaron atrás. Ahora los carteles anuncian lo que en todas las demás ciudades, desodorantes, libros, películas, comercios, etc...

Para llegar aquí desde Mompox ha sido una larga peregrinación haciendo el camino inverso al que había hecho para llegar, solo que en esta ocasión en lugar de ir el ferry gratuito, preferí probar las largas "chalupas" que por poco mas de 2 US$ hacen el trayecto por el Río Magdalena tardando 10 minutos en lugar de 50 como el ferry, utilizando motores de 200 Cv o mas en embarcaciones que sin duda no están preparadas para tanta potencia... Mientras "volaba" por el río a alta velocidad me preguntaba para que usaran habitualmente estos motores tan potentes y barcas tan largas... preferí no responderme a mi mismo... aunque quizás son solo reliquias de glorias pasadas antes de que el ejército llenara el Río de barcas militares de guerra armadas hasta los dientes. De hecho he visto en estos días al menos 5 tipos de embarcación militar armada recorriendo esta zona. Desde aquí, por unos 27 US$ por persona el bus de la empresa "Expreso de Brasilia" nos lleva en 14 horas a Medellín en uno de los buses mas curiosos en los que he montado, no por su lujo, sino porque mediante un ingenioso sistema de ubicación de los asientos y el ancho espacio entre las hileras, permiten que cada asiento se convierta en una cómoda cama sin que estorbe demasiado a los de delante o detrás. Para mi no resultaba tan cómodo como para los demás por mi estatura, pero para la media nacional local es mas que suficiente.

El viaje fue de lo mas entretenido, primero porque fue mayoritariamente por la noche que va en contra del sentido común y de cualquier recomendación de seguridad en un país de dudosa seguridad, sin embargo la compañía solo viajaba en esos horarios, así que me encomendé a la suerte y viaje. La explicación a los viajes a estas horas la descubrí mas tarde porque diferentes buses de varias compañías se encuentran en una población del camino desde donde salen juntas para recorrer lo que podría ser la parte problemática. Yo no vi estos buses durante el camino ni si llevábamos algún tipo de escolta militar, aunque imagino que si. Lo que si que se es que había militares y puestos policiales por toda la carretera con grandes carteles que ponían "VIAJE SEGURO, SU EJERCITO ESTA EN LA VIA" de hecho escuchamos que si se viaja en coche particular y se tiene una avería en pocos minutos aparece algún militar a ayudar porque están camuflados por todas partes en medio de las selvas y bosques. A nuestro bus también lo pararon en un cruce donde nos hicieron bajar a todos tras identificarse como miembros de un batallón para que no los confundiéramos con "los malos" y tras cachear a los hombres revisaron algunas documentaciones y equipajes.

En realidad con tanto control, me da la impresión de que hoy en día, ser delincuente en Colombia es un trabajo bastante arriesgado, lo cual a mi me da tranquilidad.

Por lo demás, en el viaje se pasa del nivel del mar hasta los 1600 mts en lo alto de un páramo en el cual se cruzan selvas y bosques varios, se pasan ríos por puentes de todos los tamaños, estilos y calidades, se pasa por barrancos que quitan el hipo y se ven accidentes en la transitada y mal asfaltada carretera, como el vuelco de un camino que nos tuvo mas de una hora parados. Al final entre lo del ejército, el camión y el tráfico, llegamos 4 horas tarde.

La llegada a Medellín fue como a las 07.00 donde cogimos el único metro de Colombia y uno de los pocos de Latinoamérica y nos pusimos en el centro en un santiamén... bueno.... y 0.50 US$ despues.

La bajada fue en la estación "Parque Berrio" donde tras ver varios hoteles elegimos el Hotel D'Greiff justo en la plaza de la cultura rodeado de esculturas de Botero (Calle 53. n. 51-44. Telf 5143302) donde por 9 US$ (una de las mas baratas) disfrutamos de una de las mejores habitaciones desde que llegue a este continente.

Y que decir de Medellín??? Históricamente no tiene demasiado que decir sin embargo en la historia reciente Pablo Escobar (Conocido y encarcelado jefe del narcotráfico) la hizo mundialmente conocida por lo malo y no por la parte buena. De hecho es la ciudad mas industrializada del país, es una de las mas modernas y probablemente una de las que mas futuro tenga, ya que Bogota ya no puede producir mas puestos de trabajo. Algunos de los recuerdos del Narcotraficante han sido los gratos recuerdos de sus vecinos puesto que al parecer que hizo mucho mas que el gobierno o cualquier entidad publica y a quien aquí se le guarda un curioso cariño (mejor no tocar el tema en la calle) y algunas de sus mansiones que hoy han sido expropiadas como el zoológico de la provincia que antes era el jardín de susodicho... que por cierto ya tenia de adorno de su jardín los animalitos.

En la práctica es una ciudad moderna con rascacielos, modernas edificaciones, sin demasiado interés cultural en cuanto a edificaciones históricas pero con un encanto sin igual. En lo negativo, esta la mendicidad que es bastante alta y la descarada prostitución infantil que por primera vez en mi vida he visto, y aquí se practica en plena calle a plena luz del día con niñas de unos 10 años. Lo curioso fue que al verlo busque a la policía para decírselo y no me hicieron el más mínimo caso!!!!! Curiosa actitud!!!!

En cuanto a nuevas comidas comentar que Medellín es el reino de las confiterías y pasteles y que todos están buenos. Me gustan especialmente los de arequipe. Otra cosa que a mi no me ha gustado demasiado aunque tiene muy buena presentación son los buñuelos de yuca con queso. Yo prefiero las pequeñas patatitas que venden en las calles cocidas con limón y sal.... simple, pero realmente delicioso.

Y que hay que ver aquí???

Reconozco que el turismo urbano me resulta muy aburrido y casi siempre que lo he hecho anteriormente no me ha resultado especialmente agradable, sin embargo Medellín tiene carisma y es una delicia pasear por sus calles. La Plaza de Botero en honor al famoso escultor nacido en esta ciudad con sus esculturas de personas y animales especialmente rollizas, los palacios, iglesias y jardines hacen hermoso el simple hecho de caminar por el centro de la ciudad durante dos o tres días y visitarlos todos, sentándose a aprovechar el fantástico clima primaveral de sus parques... parques con un buen gusto que impresionan. El parque de la luz con sus cientos de monolitos con luces de colores, el parque de los pies descalzos que parece tener algo que ver con la cantante Shakira (también Colombiana) y los niños de la calle. Indispensable subir las infinitas escaleras hasta el Pueblito Paisa en el cerro Nutibara para ver una privilegiada vista de la ciudad y como despegan y aterrizan los aviones en el aeropuerto de la ciudad.

El centro de la ciudad es un abarrotado lugar repleto de tiendas con un caótico encanto donde todo el mundo te invita a entrar garantizando el mejor precio y calidad. Solo a estas tiendas y los excelentes precios, sobre todo para el oro, plata y piedras preciosas de las que Colombia es rica en materia prima, merece un día completo de visita y por supuesto los bolsillos repletos de un dinero que al menos yo no tengo disponible. No hay centros comerciales como los que conozco hasta ahora y por ahora ando acostumbrándome a este sistema que de nuevo ni es mejor, ni peor, es solo diferente.

Yo siempre he sido dado a caminar y caminar durante horas de forma casi enfermiza recorriendo las ciudades caminando de punta a punta, sin embargo el clima primaveral y la calidez de esta ciudad hace que me asombre de mi mismo al verme disfrutar de los bancos en los parques a la sombra de los árboles. Aquí pululan predicadores de múltiples religiones cazando adeptos, pequeños grupillos amateur que se reúnen para tocar tangos en honor a Gardel que murió en esta ciudad, los niños juegan refrescándose con los granizados de tres sabores que fabrican de manera artesanal raspando hielo y recubriéndolo con sirope de sabores. Por todas partes venden pequeñas raciones de comida variada frita, asada al carbón o cocida, hecha toda en el acto en carritos caseros fabricados para el uso.

En definitiva desde el punto de vista turístico es una gran ciudad para pasear sin prisa y mimar la vista.

Desde el lado oscuro mencionar un grupo de "gamines" o niños de la calle que regresaban de una practica al amparo de un albergue de una ONG. Durante unos minutos caminaron a nuestro lado e incluso hablamos con uno de ellos llamado Andrés que nos contaba su triste historia y como ahora este albergue le había acogido dándole esperanza a su recién iniciada vida. Todo bien hasta ahí, solo que llegado un momento cercano al parque de la luz, el guía con la camiseta del albergue, abrió su mochila y repartió entre los 8 o 10 muchachillos botellas de cristal con pegamento dentro para que los niños lo respiraran y se drogaran... Pese a mi curiosidad, no pregunte... solo continué mi camino sin comprender lo mas mínimo del mundo que me rodea............

Hay una visita obligada que forma parte del sistema de metro y es que para subir a una de las partes altas de la ciudad, en lugar de utilizarse un metro habitual, se sustituye por un teleférico que tomándose desde un trasbordo normal y tras cuatro paradas a mas de 400 mts de altura lleva a uno de los múltiples barrios de la ciudad situado en la falda de una de las montañas que rodea Medellín. Este barrio no tiene nada de especial, pero su mirador y las vistas en el transcurso del viaje lo hacen indispensable en la visita.

Desde la estación de metro de "universidad" se accede a varios sitios interesantes, en primer lugar el jardín Botánico que aunque mal estructurado y con las obras de su remodelación nos ha permitido ver... pues lo de siempre en estos lugares... Muchas plantas autóctonas del país y de la zona Amazónica incluyendo la planta de la Coca en sus tres diferentes especies, la escapolamina que es otra planta de la que se produce otro tipo de droga, la planta de la marihuana, la borrachera que con solo ponerse debajo produce alucinaciones y algunas otras que nos indico un estudiante de la universidad de Antioquia que se usaban para anular la voluntad de las personas y que se usan en brujería para por ejemplo conseguir a la persona amada, perdón de deudas etc...

En cuanto a este tipo de plantas no pude resistir la curiosidad de preguntar de todo sobre la planta de la coca, ya que tenia entendido que además de la preparación química para la producción de la famosa cocaína, es una planta medicinal con múltiples aplicaciones practicas. Así que terminamos masticando 4 o 5 hojas de la planta durante varios minutos para ver sus efectos, tras lo cual además de su desagradable sabor perdimos totalmente el apetito el resto de la tarde y conseguimos que la lengua se nos quedase dormida. Muy lejos de los efectos de la droga que se saca de ella tras complejos métodos químicos. Según nos cuenta la planta se usa para analgésico, para combatir insomnio y depresiones, digestivo, previene el cáncer de colon y varias cosas mas. Además de combatir el mal de las alturas en lugares montañosos como Perú, Chile y demás zonas Alpinas.

Frente al jardín se encuentra el Planetario donde disfrutamos de una exhibición en una pantalla de 180 grados de algunas constelaciones y formaciones espaciales similar a lo visto en el Planetario de Madrid.

Estos lugares forman parte del entorno del jardín de los deseos, desde donde, como dicen los carteles se puede mirar a las estrellas al atardecer y pedir deseos. Este ha sido uno de los espacios de la ciudad que mas nos ha gustado por la estructura del suelo, semicurvo para poderse tumbar mirando al cielo, mientras que en una pantalla gigante dan videos musicales y consejos de salud para la juventud. Un lugar con un entorno envidiable donde pasamos toda una jornada. Por cierto, aquí nos sirvieron con absoluta naturalidad un te de Coca similar a la Manzanilla. No esta prohibido ni es delito, ya que como explicaba antes tiene conocidos beneficios para la salud y nada que ver con la droga.

En cuanto al museo de Antioquia justo frente a nuestro hotel, nada espectacular que reseñar aparte de la planta superior dedicada casi en exclusiva a Botero, y si en el exterior (Parque Botero) estaban sus esculturas, en el museo están sus pinturas. Impresiona su punto de vista para mostrar la naturaleza donde todo es grueso, gordo y rechoncho.

Así que todo esto es Medellín, Gran ciudad donde las haya donde todo funciona y el espíritu cívico se encuentra arraigado en la población, con gran actividad cultural tanto de la población en general como en las escuelas y colegios que visitan regularmente los lugares culturales de la ciudad. Por la noche hay cosas que cambian y a pesar de haber salido dos días de fiesta por la noche y no haber tenido mayores problemas, las bandas de niños oliendo pegamento y mendigando y el alto grado de prostitución desde la mas temprana edad (es realmente alarmante la prostitución infantil por su descaro y su elevado numero) hacen que haya que andar con ojo y preocuparse uno únicamente de lo suyo para evitar problemas.

Desde aquí saldremos hacia el llamado Eje Cafetero de Colombia antes de entrar en Bogota.

Saludos a todos

No hay comentarios: