16 de diciembre de 2005, Trujillo (Perú)

Hay dos cosas que pasan por mi mente ahora que estoy entrando en Perú y que no tengo manera de quitarme de la cabeza. La primera es el Amazonas y la segunda la Ciudad perdida de los Incas en Machu-Pichu y las líneas de Nazca. Por ello, todo esta encaminado a llegar a ambos sitios, sin embargo moverse en este país tiene sus dificultades y hay que tomárselo todo con mucha calma ya que Perú es tan grande como Portugal, España y Francia juntas y lo que en el mapa parecen dos puntos cercanos pueden suponer 10 horas de viaje.

Además de las distancias hay que tener en cuenta la orografía condicionada del país, ya que las corrientes secas y calidas del Pacifico en esta parte del mundo hacen que la zona costera sea el desierto mas seco del mundo, mas árido que los desiertos de Sahara, que los Desiertos de Arizona o los de cualquier otro lugar del planeta, aunque el punto mas seco se encuentra en la zona norte de Chile, que por cierto es la continuación del de Perú.

Como punto central se encuentra la cordillera de los Andes con nieves perpetuas y picos altos y tajantes llenos de acantilados y con algunos glaciares perpetuos que dicho sea de paso, aleja este desierto costero del paraíso amazónico que comienza al otro lado de las montañas, ya que son precisamente estas altas y heladas montañas las que alimentan los ríos que forman el amazonas y toda su gigantesca cuenca de influencia.

Por estas dos razones, estimamos que nuestra estancia en el país será superior a los dos meses y muy próxima a los tres.

La primera meta por cercanía en el mapa es la ciudad de Iquitos en el mismísimo centro del amazonas, donde solo se puede llegar tras varios días de navegación por el río o en avión, sin embargo teniendo en cuenta las distancias y orografía antes mencionada, el viaje lo planificamos sin prisas recorriendo algunos puntos de interés intermedio.

El primer lugar que nos encontramos es precisamente Trujillo. Tercera ciudad del país, en medio del desierto y con unos 750.000 habitantes.

Para llegar aquí desde la frontera tuvimos que desplazarnos primero a Tumbes y desde ahí buscar la línea de buses que nos llevara por las 10 horas que nos separaban de Trujillo. En tumbes volvimos a encontrarnos con la picardía Peruana, ya que al llegar pedimos a un muchacho de un motocarro que nos llevara a la empresa de buses que hiciera el trayecto, puesto que aquí no existen terminales de buses centralizadas y cada uno lo hace como quiere, puede o le da la gana. Esta viaje, nos costaba solo 1 sol (0.20 US$) así que nos subimos y nos llevo a la primera. Esta empresa ya no tenia plazas para ese día, así que el mismo muchacho del motocarro que amablemente nos esperaba fuera, nos llevo por el mismo importe a otra empresa que iba a Lima pero que quizás no llevaría también a Trujillo. En esta compañía nos indicaron que los buses iban directos y que no hacían paradas intermedias, pero nos indicaron la compañía que si que lo hacían donde también nos llevo el mismo muchacho que amablemente también nos estaba esperando. Curiosamente tres viajes después, tres pasajes después, y media hora después, el muchachito en cuestión, nos dejo por fin en la empresa que si que iba a la ciudad en cuestión y que curiosamente estaba a menos de 15 metros de donde nos habíamos subido inicialmente en el motocarro (maldito roedor el jodido muchachito).

Bueno pues con el asunto resuelto y con el tiempo justo, montamos a las 19.00 horas en un bus gigantesco (56 asientos), incomodo y sin baños que nos dejaría 10 horas después, a las 5 de la madrugada en Trujillo. No pude dormir mucho por el poco espacio para las piernas lo que acompañado de la inmensa luna llena que había, me permitió ver el desierto que nos rodeaba y disfrutar de la recta mas larga que jamás haya visto, ya que durante mas de 4 horas el bus no dio ni la mas mínima curva, ni ondulación, ni subida ni bajada... solo un vasto e inmenso desierto...

Al llegar a Trujillo, estábamos como si hubiésemos hecho el viaje caminado y con las mochilas y solo teníamos ganas de meternos a un hotel y dormir.

En la misma parada del bus nos subimos a un taxi y por 3 soles (0.90 US$) nos llevo a un hotel que el personalmente nos recomendó. Menuda mierda de recomendación y de hotel que nos llevo el jodido taxista... y seguimos con la maldita picardía Peruana. El secreto del hotel era que le pagaban una comisión de 5 soles (1.5 US$) que nos cobraban a nosotros de mas, así que tras ver el trapicheo que se llevaban y lo malo del hotel, les dejamos a ellos solitos arreglando sus cosas y nos fuimos caminado a buscar otro lugar. Cerca de ahí vimos un hostal de los que utilizan las parejitas para sus cosas íntimas como estábamos cansados, nos metimos ahí a probar suerte y descansar. Descansar ciertamente descansamos, porque nos hubiésemos dormido en la copa de un árbol, pero suerte ciertamente no tuvimos ya que a las 06.30 horas y ante la escasez de clientes normales se dedican a la limpieza con todo lujo de artefactos ruidosos y aunque les dijimos que estábamos durmiendo nos dijeron con total desfachatez que ya eran mas de las 06.00 y que ya era buena hora para levantarse. Además de eso, nos dieron papel higiénico con cuentagotas y al pedirle mas se negaron a darnos... Obviamente aquí se me salio el apellido (como dice mi hermana) y tras decirle amablemente pero con un ligero tono alto de voz que no importaba puesto que con las cortinas y las sabanas teníamos suficiente conseguimos otra "dosis" de papel higiénico adicional (bravoooooo.........)

Lógicamente para no gastarles mas papel higiénico tan preciado ni para modificarles las costumbres de limpieza mañanera les dejamos libremente en su soledad mas absoluta para que se metan por donde quieran sus maquinitas y se limpien después con el papel que les sobre, marchándonos a un lugar mas humano. Si queréis disfrutar del maravilloso lugar en cuestión, se trata del Hostal JR en C/ Jr. Union 324 telf. 293710 (darles recuerdos nuestros). Bueno en realidad no conseguimos encontrar un lugar adecuado hasta el siguiente intento ya que después dimos con un hotel donde piratean la señal del cable de la televisión y cada vez que quieres cambiar de canal se tiene que llamar a recepción para que cambien, pero si otro cliente del hotel o el vigilante quiere ver su telenovela preferida, cambia el canal y a tragar con lo que venga. (Grand Hotel en la misma calle). Finalizando con los hoteles, recomendamos el definitivo en Hotel Unión (C/Jr. Unión 122. telf 293775) que mejor situado que los anteriores y junto al centro histórico, da mas seguridad y cercanía a los paseos por la ciudad.

Aquí en la ciudad hemos aprovechado para ir al dentista aprovechando la fama de los odontólogos del país y sus bajos precios así que hemos pasado en total 6 días, aunque lo realmente importante para ver no esta solo en la propia ciudad, ya que el centro histórico se ve en un par de horas y no hay nada realmente destacable, siendo sus alrededores bastante diferente.

Para descubrir las zonas arqueológicas de los alrededores, nos enteramos bien para hacerlo como a nosotros nos gusta, que es a nuestro aire, sin embargo la dificultad de transportes para enlazar los lugares realmente interesantes nos hizo barajar la posibilidad de contratar un tour, que nos sorprendió por su economía. Así fue que conseguimos rebajar el tour de un día completo desde los 10 US$ a los 7 US$ por persona, incluyendo transporte y guía, y sin incluir entradas 6.5 US$ por persona, ni comidas. (Colonial Tours en Jr. Independencia 618. Telf. 258261)

En la mañana salimos a conocer las excavaciones de la cultura Moche en las Huacas (templos) del sol y la luna. Estos son dos yacimientos apenas escavados pertenecientes a los años 200 a.c. hasta los 850 a.c. siendo por tanto mucho anterior a los famosos Incas. Son dos pirámides de adobe muy maltratadas exteriormente por los fenómenos metereológicos y los muchos años desde su construcción que siguen patrones que me han parecido similares a los sistemas de construcción azteca y maya a pesar de los muchos miles de kilómetros de distancia. Este yacimiento arqueológico ha recibido varios premios internacionales incluyendo el premio Reina Sofía a la mejor investigación por su buen trabajo y buena organización.

Son destacables en esta zona los llamados perros peruanos o también conocidos como perros moche, que han estado al borde de la extinción hasta hace muy poco siendo ahora uno de los perros mas caros de la zona. Lo curioso de este perro es que es feo como un demonio habiéndose acostumbrado a los calores del desierto y para su adaptación ha perdido todo el pelo del cuerpo, conservando únicamente unos pocos pelos sobre la cabeza rubios y otros pocos en la parte final de la cola, dando una impresión muy curiosa que generalmente hace reír. Una vez que se les toca, se siente la oscura piel que se ha vuelto más gruesa y dura y un calor corporal cercano a los 40 grados centígrados. Restos de estos perros fueron ya encontrados en los yacimientos de la zona de más de 1.500 años

Ya por la tarde el Tour nos dirigió a la cultura chimu, contemporánea en el tiempo con los Incas, desarrollando en la ciudad de Chan chan, que hoy por hoy aun mantiene el record mundial de ser la mas grande ciudad de adobe del mundo con 25 kilómetros cuadrados de extensión, siendo además Patrimonio Cultural de la humanidad como reza su cartel a la entrada con la inscripción:

"Ciudadanos del mundo:

Después de haber visitado Chan Chan sabrán por que la organización de las Naciones Unidas lo declara Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Por ello tienes dos nuevos compromisos:

1. Contarle al mundo de su grandeza y

2. Velar por su conservación."

Este yacimiento se encuentra mas escavado y por tanto hay mas información sobre el que el de la mañana sin embargo cuando se pasan 4 horas recorriéndolo y asombrándose y se ve que todo lo que abarca el horizonte queda aun por excavar, uno se da cuenta de la magnitud del trabajo y de la información que aun queda de extraer.

Un dato muy significativo de la región que ahora visitamos y que afecto directamente a estos restos arqueológicos es el fenómeno del Niño que cada 8 años desde tiempos inmemoriales afecta a esta zona desértico con lluvias torrenciales, mutilantes inundaciones, desbordes de algunos pequeños ríos cercanos, que además de la perdida de vidas humanas y materiales en la zona afectan al rápido deterioro de estas construcciones de adobe.

Lo cierto es que me ha sorprendido sobremanera que Perú no solo sea Inca como esperaba, sino que otras culturas más fuertes y en ocasiones más influyentes compartan la zona con tan grandes y organizadas construcciones.

En lo referente al Perú que hasta ahora conozco y sobre la ciudad en particular, siento una gran diferencia con Ecuador y Colombia estando este país menos desarrollado que los anteriores. De hecho las similitudes de comportamiento y de desarrollo son muy similares a países Centroamericanos. Aquí volvemos a ver el machismo ofensivo hacia las mujeres, la falta de educación básica en la conducción, sin conocimiento o respeto de normas de conducción, con la utilización indiscriminada y a veces necia del claxon de coches, buses y camiones, la estúpida picardía de intentar robar o engañar a cada turista que se encuentran como si fuéramos estúpidos nada mas nacer y no nos diéramos cuenta de sus trapicheos y manejes. En este aspecto por aquí me dicen que lo que pasa es que no tengo paciencia, sin embargo tras casi tres años de viaje ininterrumpido y tantos estilos de vida diferente, aquí siento que hay que estar permanentemente en guardia cada vez que se trata con alguien para poder prevenir alguno de "sus negocios". Espero que las cosas cambien con el pasar de los días ya que desde el mismo paso de la frontera, taxis, buses, hoteles, restaurantes y casi cualquier otro tipo de contacto ha sido en su mayoría desafortunado.

Para nosotros se termino Trujillo y su fantástica experiencia cultural que, siendo además inesperada, ha sido doblemente agradable.

Saludos a todos y recordar que hay fotos que valen la pena en la pagina Web.

No hay comentarios: