15 de diciembre de 2005, llegando a la frontera con Ecuador (Colombia)

Desde Popayán hasta la frontera ya solo quedan dos poblaciones que realmente nos llamara la atención, en primer lugar Pasto, capital del Departamento de Nariño e Ipiales ya justo en la frontera de Ecuador. Y no es porque no haya más sitios atractivos sino que según nos han dicho esta zona es una de las llamadas "zona roja de seguridad" y preferimos la cautela y dejar la aventura para momentos mas agraciados.

El viaje desde Popayán a Pasto cuesta 9 US$ y tarda unas 5 horas y media de subida continua por una serpenteante carretera por los andes junto a acantilados que no permitían ver el fondo y unas curvas de verdadero infarto, aunque en esta ocasión me tome una pastilla contra el mareo y me ha ido muy bien. Lo malo del viaje ha sido un reventón de una rueda trasera del microbús que nos llevaba y que nos dejo sin protección en medio de la carretera durante casi una hora a la espera de que los buses que pasaban nos llevaran en los pocos espacios que les quedaban vacíos, así que tras 5 buses nos toco a nosotros consiguiendo llegar sin mayores novedades a la ciudad. La carretera no tiene desperdicio desde el punto de vista escénico y son impresionantes los pliegues de las montañas, y la poca vegetación que mantienen al ser casi en su totalidad de material granítico.

Lo impresionante fue que al llegar a lo más alto de los picos que se veían, apareció un altiplano como si estuviéramos a nivel del mar... De hecho es en este altiplano donde se encuentra Pasto... allá arriba... y que frío que hace, caramba...

Pero esta situación elevada y montañosa no lo es todo ya que a pocos kilómetros de aquí se encuentra el activo volcán "Galeras" que desde hace años no deja de molestar y que hace tan solo un mes causo el desalojo de toda la zona por riesgo de erupción... Para luego temblar un poco y volverse a calmar... Dicen que antes o después causara un desastre y lo peor es que los vecinos de la zona le han cogido una especie de cariño y dicen que el volcán nunca les hará daño. Esperemos que esta amistad entre volcanes y humanos cause sus efectos y no cause mayores daños.

En cuanto a la visita, nada especialmente resaltable que n se haya visto ya, aparte de sus múltiples iglesias y entre ellas la de la Virgen del Rosario de la Panadería que puedo calificar como la iglesia mas bonita que he visto. Desde aquí se puede salir a visitar múltiples zonas de gran belleza como riscos, acantilados, veredas y demás típicos de la zona andina, pero por prudencia, decidimos pasear en entornos alo mas seguros.

Desde Pasto salimos de mañana hacia la frontera para poder llegar con tiempo a alguna ciudad de Ecuador, así que el primer recorrido que hicimos fue hacia Ipiales en 2 horas y media y de ahí otro bus a la propia frontera.

El paso de la frontera fue un infierno de filas, gente por todas partes saliendo de Colombia, así que para que os hagáis una idea del tiempo que tardamos en pasar, llegamos a las 12.10 y salimos por la parte de Ecuador a las 16.00.

Aquí se termino para nosotros Colombia en esta ocasión y os guardo en el último relato las impresiones y aprendizajes de este viaje.

Un saludo a todos

No hay comentarios: