13 de junio de 2005, Bahías de Huatulco (México)

10 horas de viaje en bus y casi 1000 km hacia el sur de Acapulco se encuentran estas maravillas del pacifico. Aguas cristalinas y turquesas que engañan a la vista haciendo pensar que estas en el Caribe, 9 calas separadas en el interior de 9 preciosas bahías, paraíso escondido para el submarinista y los deportes de playa, para nadar sin riesgos toda la familia o simplemente para tomar el sol sin aglomeraciones.

Los motivos para venir a este lugar fuera de las rutas turísticas son principalmente dos, la primera es que ya voy de regreso a Nicaragua y tengo que recorrer muchos miles de kilómetros parando en algún sitio, y el segundo es que ya que tengo que elegir, elijo lo que a mi me interesa. Este lugar me interesa por un alo de misterio entre lo católico y lo pagano y quería ver con mis propios ojos que hay de verdad en todo esto.

Para empezar como casi siempre os cuento que Huatulco proviene de las lenguas originales de la zona y significa algo así como “lugar donde se venera al madero” ya que dice la leyenda que 1500 años antes de la llegada de Colon a estas tierras y la posterior colonización por Hernán Cortes, llego Santo Tomas en una barca con una gran cruz que planto en la playa. Según se dice, él se dedico ya a “culturizar” a los salvajes y dejo dicha cruz. Esta cruz posteriormente fue intentada quemar, arrancar y cortar sin conseguir nada durante siglos hasta que llego la iglesia católica y por obra de magia se la llevo e incorporo a sus historias de milagros. Pues aquí pude comprobar que la iglesia católica sin duda esta metida hasta las orejas en ello, e incluso he ido a misa para escuchar que hablaban de ello, enterándome que el centro de la gran cruz que ahora tiene, forma parte de las astillas de la antigua y de que casi todo es cierto. Mas tarde ya casi al oscurecer pude asistir también a otro rito pagano donde también se veneraba a la cruz haciendo propios los honores.

No se muy bien que decir al respecto y menos en eso de que se adelantaran casi 1500 años al descubrimiento y sin embargo los indígenas mantuvieran sus propios ritos¿? Pero aun tengo mas dudas de que en el pasado la cruz sobreviviera a todos los ataques y en la era actual pudiera manipularse al antojo del mentecato de turno. Pero para gustos están los colores.

Pues con cruz, sin ella, con iglesias o sin ellas el lugar es una maravilla, tranquilo, silencioso hecho precisamente para hacer lo que yo he hecho durante todo el día. Me he tumbado bajo un cocotero en la playa y me he pasado el día entero tocándome los innombrables porque ya el cuerpo se queja de lo recorrido, y mañana me tocan otros casi 2000 kilómetros hasta llegar a Chiapas. Pero eso será ya otra historia.

Por cierto, esto es carísimo demonio, según dicen el sitio es tan bonito y tiene tan poco turismo que como no hay competencia quien quiere exclusividad tiene que pagarla, pero una hora antes de llegar aquí encontré un lugar llamado Puerto Escondido, que me dijeron que estaba también espectacular y mucho mas barato. Me da la impresión de que esta zona de la costa del Pacifico en unos años se va a convertir en un nuevo Cancún. Y sino, tiempo al tiempo. Que por cierto, no le vendría nada mal a la zona, porque el Estado de Oaxaca según he visto necesita que alguien se acuerde un poco de él y le de un empujoncito.

Saludos y disfrutar la vida.

No hay comentarios: